Club Atlético
Justo José de Urquiza
La Historia
La Sede
Las Inferiores
Las Fotos
Varios
 

Noticias


El Barcelona, la TV y el sentido de pertenencia.
por Gustavo Aroldo Publicado el 26 de Enero de 2016

En un mundo cada vez más globalizado, donde el fútbol mueve cada año millones de dólares, estamos frente a un panorama que creo que será cada vez más complejo de afrontar para los equipos del ascenso argentino.

La tecnología de nuestros días permite, casi al instante, disfrutar de la magia que despliegan los jugadores consagrados de Europa, desde casi cualquier dispositivo, y desde cualquier lugar mientras tengamos conexión a internet.
Este adelanto tecnológico nos permite hasta recibir "alertas" de cuando un equipo Europeo hace un gol, sin importar que se está disputando un encuentro entre Mainz 05 vs Monchengladb, y que la persona que reciba el mensaje no pueda dictaminar a ciencia cierta si es un partido de la Liga Alemana o de la liga de Polonia.

La tecnología está, ante todo, acercando un torrente de información constante, al que incluso varios de los equipos de Primera División se van sumando como pueden, aunque no lleguen a transmitir a 175 países como puede hacerlo un equipo como el Barcelona.

Los amantes de futbol, se rinden ante ese maravilloso espectáculo que da el equipo español, que pone la pelota al piso y juega tal vez el más efectivo y vistoso futbol de todos los tiempos.

En mi infancia, donde todo esto no existía, a lo sumo llegaban noticias de algún gol del Beto Marcico en el Toulouse o la repetición de algún golazo de Maradona en Napoli, que había pasado varias horas antes.

No se puede dar la espalda a este avance que está "acercando" al mundo, al menos en lo futbolístico, pero me parece que los dirigentes (sean de futbol y/o políticos) se están perdiendo algunos detalles, y me refiero específicamente a las futuras generaciones de hinchas argentinos.

Enero, época de colonias de vacaciones, es alarmante a mi entender la cantidad de chicos que van a la colonia con camisetas de equipos extranjeros. Podría llegar a entender las de Messi porque es Argentino, y porque será el jugador record de toda la historia del futbol mundial, pero veo chicos con camisetas de West Ham, del Chelsea, o del Real Madrid. Todos los que vi con camiseta de futbol, son camisetas de otros países.

Las futuras generaciones, ya inmersos en estas tecnologías antes señaladas, están dejando de lado los equipos Argentinos, y la cita frente a la TV es para ver a equipos foráneos que están llenos de "estrellas" y que prometen de antemano un buen espectáculo, aunque después no lo sea.

Lo que realmente creo que hay que considerar en la falta del sentido de pertenencia.

Antes ser hincha de un equipo, significaba ser el representante del barrio, significaba que el chico estaba en el club donde iba su padre, había ido su abuelo y toda la familia, por más que las mujeres a lo mejor no iban a la cancha, estaban pendientes del resultado escuchando lo que pasaba en Radio Rivadavia o Colonia.
El que era hincha de un club, se sentía parte de esos que vestían la camiseta por él, porque no sólo había ganado su equipo, había ganado su barrio, su vecino, su primo, su familia en definitiva.

En contraposición a esto, el ascenso juega hace años sin público visitante. Por lo que se pasó de tener 38 a sólo 19 oportunidades de ir a la cancha.
De esos 19 partidos, algo más del 60% se jugó en horario en que padres e hijos están en el trabajo o colegio respectivamente.
Hay canales de internet que nos permiten seguir el desarrollo del partido de algún modo u otro, pero, una persona mirando una pantalla no genera ningún vínculo social, nadie se abraza festejando un gol por celular y a lo mejor el máximo logro será que el video se viralize porque compartieron una jugada entre algunos amigos. Apagando el dispositivo todo terminó, y pasamos rápidamente a otra cosa. El triunfo o la derrota no se saborea esa hora que venís viajando de la cancha a tu casa.

Y esto creo que será el desafío de los futuros dirigentes. No quedarse sin hinchas. Es el momento de defender a los clubes todos, antes que sea demasiado tarde. Los chicos saben a qué hora juega el Barca de Messi, pero no cuando juega su equipo.
Los dirigentes actuales, son en mayoría hijos de otros dirigentes que defendieron los colores, que les enseñaron ese amor por la camiseta, por el club que los crió desde chicos como una extensión de su propia casa, y que están dejando para el futuro?

Mientras el futbol mundial se abre al mundo, el ascenso se cierra en si mismo, y es diametralmente opuesto a lo que pasa en el resto del futbol. El futbol mundial se abre a nuevos ojos cada vez más y el ascenso se cierra a cada vez menos gente.

Entiéndanse estas líneas no como una queja, sino como un reflejo de la realidad y quiero ofrecerles una posible manera para palear, aunque sea en parte, lo que está pasando hoy en día.
La propuesta es que cuando comienza el torneo los hinchas de todos los clubes puedan ir de local y de visitante. Todos los partidos del conurbano o CABA tienen cada vez más policías, según se informa en las noticias, por lo que podrían usarse en parte para esto.

Cuando los hinchas de un equipo son encontrados culpables de disturbios, fuera o dentro de la cancha, tanto de local como de visitante, el equipo en cuestión pierde la posibilidad de ir de visitante por el resto del año.
Si lo hechos se repitieren siendo solamente locales, también perderán la posibilidad de poder concurrir de local.
En ambos casos, habrá que esperar hasta el torneo siguiente para poder recuperar la posibilidad de ir a la cancha nuevamente.
La sanción será solamente para el equipo que no sepa comportarse, y no para una categoría entera.

Hoy por hoy, la batalla es desigual.
La violencia en el futbol local, y la tecnología están quedándose con los futuros hinchas, a los que será cada vez más difíciles conquistarles, y no será solamente porque en Europa se juege mejor, será porque el equipo de su barrio será el lejano, el de difícil acceso, y el foráneo que ve por internet, el cercano.

Llegado ese momento, no habrá vuelta atrás y el futbol de ascenso tendrá escrita su sentencia que lo condene al olvido definitivamente.
Sin hinchas no hay futbol, llegó el momento de darse cuenta antes que sea demasiado tarde.


kaser Copyright © 2004/2019 www.jjurquiza.com.ar