Club Atlético
Justo José de Urquiza
La Historia
La Sede
Las Inferiores
Las Fotos
Varios
 

Noticias


25 de Mayo, la Revolución que no termina
por Gustavo Aroldo Publicado el 25 de Mayo de 2019

Click para ampliarHaciendo una síntesis de la Revolución de Mayo resulta increíble que los puntos que se trataron en aquella época, todavía tengan vigencia en la sociedad argentina. Cambiaron los actores, cambió el mundo entero, pero pareciera que algunas ideas todavía quedaron pendientes y seguramente es una parte muy importante que lo que nos sigue pasando hoy en día.

Cuando se analizan las causas de la Revolución de Mayo, se suelen tomar en cuenta diversos factores externos e internos.

Externos: Francia había ocupado gran parte de España y el 13 de mayo de 1810 llegaron a Buenos Aires las noticias de la caída de la Junta Central de Sevilla, último bastión del poder español.

Internos: el monopolio que ejercía España sobre el comercio con la región, el interés de los criollos por intercambiar directamente con cualquier territorio sin tener que comprar o vender todas las mercancías con la mediación del imperio español y el hecho de que los principales cargos políticos estaban en manos de españoles.

Con Fernando VII fuera del poder, la propia autoridad del virrey se encontraba cuestionada.

Cisneros entonces convocó a un Cabildo Abierto para el 22 de mayo de 1810, pero como este estaba dominado por españoles, se burló la voluntad popular y estableció una junta de gobierno presidida por el propio Cisneros. Cambiar, para que nada cambie.
Finalmente, y por la presión de unos jóvenes revolucionarios y el pueblo, Saavedra y Castelli obtuvieron la renuncia del ex virrey.

Este grupo de revolucionarios decidió establecer la primera Junta de Gobierno patrio, que sería el punta pie inicial para ser un país libre, unos años más adelante.

Pocos días después de su instauración, la Junta dictó su propio reglamento, pidió a las ciudades del interior que designaran a sus representantes, los cuales debían incorporarse a la estructura recién creada; y se organizó el Ejército Argentino a partir de las diferentes fuerzas existentes en la capital y en otras regiones del país.

Todo esto, ya lo estudiamos en el colegio, todos los años para esta fecha. Pero sería bueno remarcar algunos extractos del pensamiento de Mariano Moreno, increíblemente vigentes en la actualidad argentina:

“Los pueblos deben estar siempre atentos a la conservación de sus intereses y derechos y no deben fiar más que de sí mismos. El extranjero no viene a nuestro país a trabajar en nuestro bien, sino a sacar cuantas ventajas pueda proporcionarse. Recibámoslo en buena hora, aprendamos las mejoras de su civilización, aceptemos las obras de su industria y franqueémosle los frutos que la naturaleza nos reparte a manos llenas; pero miremos sus consejos con la mayor reserva y no incurramos en el error de aquellos pueblos inocentes que se dejaron envolver en cadenas, en medio del embelesamiento que les habían producido los chiches y coloridos abalorios.”

“El pueblo tiene derecho a saber la conducta de sus representantes, y el honor de éstos se interesa en que todos conozcan la execración con que miran aquellas reservas y misterios inventados por el poder para cubrir sus delitos. El pueblo no debe contentarse con que sus jefes obren bien, debe aspirar a que nunca puedan obrar mal.”

“Si los pueblos no se ilustran, si no se vulgarizan sus derechos, si cada hombre no conoce, lo que vale, lo que puede y lo que sabe, nuevas ilusiones sucederán a las antiguas y después de vacilar algún tiempo entre mil incertidumbres, será tal vez nuestra suerte, mudar de tiranos, sin destruir la tiranía”

“El oficial de nuestro ejército después de asombrar al enemigo por su valor, debe ganar a los pueblos por el irresistible atractivo de su instrucción. El que se encuentre desnudo de estas cualidades redoble sus esfuerzos para adquirirlas, y no se avergüence de una dócil resignación a la enseñanza que se le ofrece, pues en un pueblo naciente todos somos principiantes, y no hay otra diferencia que la de nuestros buenos deseos”

Ante la necesidad de difundir entre el pueblo los principios de la Revolución, el nuevo gobierno —por iniciativa de Moreno— fundó un periódico titulado “Gaceta de Buenos Aires” donde todos los meses se debían explicar el estado de la Real Hacienda.

Pero finalmente a los que impulsaban la revolución con las ideas más importantes, se los “sacaron de encima” rápidamente. Mariano Moreno fue envenenado y tirado al mar en un viaje a Inglaterra, a Belgrano lo nombraron Jefe de la expedición militar que la junta de Buenos Aires envió al Paraguay, y Castelli lo nombraron representante de la Junta en el Ejército Auxiliar del Alto Perú. Tras la derrota en la batalla de Huaqui, en junio de 1811, fue destituido y se le ordenó regresar a Buenos Aires, donde el llamado Primer Triunvirato le inició un juicio que nunca finalizó, ya que falleció durante el proceso, debido a un cáncer en la lengua.

En este nuevo aniversario, a 209 años la primera gesta patria, tenemos como sociedad todavía una serie muy importante de puntos inconclusos que aquellos libertarios sembraron y todavía no terminaron de dar sus frutos.

Quedará solamente en nosotros reclamarlos y hacerlos cumplir por el bien de todos, instituciones deportivas como la nuestra incluidas. O seguirlos estudiando para actuar en el colegio en una obra inconclusa.






kaser Copyright © 2004/2019 www.jjurquiza.com.ar