Asociación Social y Deportiva Justo José de Urquiza
La Historia
La Sede
Las Inferiores
Las Fotos
Varios
 

Noticias


J.J. Urquiza: 0 - F.C. Urquiza: 2
por Gustavo Aroldo Publicado el 26 de Junio de 2020

Click para ampliarEl 14 de abril de 1984, Jota Jota recibía a Ferrocarril Urquiza por la fecha Nro. 4 del torneo de Primera D de 1984.

Hoy revivimos la nota publicada por el Revista “Deportes en Ascenso” del 17 de Abril de 1984, en su Nro. 21.







Un Clásico con Entusiasmo

J.J. Urquiza: Balbuena: Sánchez, Broggi, Angelotti y González; Brescia, J. Moreno y Brugger, Vergara,
Pérez y Ruíz Díaz.

DT: V. Martín.

F.C. Urquiza: Toselli; López, Amorone, García y Muñoz: N. Moreno, Olguín y De Simone; O. Brescia, Crea y Rios.

DT.: C. Alfano.

Arbitro: Olivetto.

Goles: ST: 5m Olguín y 35m O. Brescia.

Cambios: Rodríguez por Ruiz Díaz, Benítez por De Simone, Peralta por Pérez y Adorno por Rios.

Incidentes: Expulsados Olguín, Crea y González.

Cancha: Juventud Unida.

Recaudación: Pesos Argentinos 1.530.

El entusiasmo, esa facultad en decadencia, ese atributo infrecuente. EI entusiasmo, cualidad humana soberbia que ya no mora en Ias canchas de futbol. El entusiasmo, suero valioso del que se nutrieron Justo José de Urquiza y su medio homónimo Ferrocarril. Y ese entusiasmo generó un partido atractivo, aunque sea difícil evocar una jugada brillante, aunque resulte complejo encontrar figuras que hayan conquistado la recompensa del elogio.
Es que uno y otro equipo extremaron esfuerzos por mover la red contraria. Los de Caseros fueron más insistentes y apuntaron con fuerza hacia el arco de Toselli. Sin duda, les faltó precisión, claridad e imaginación para culminar en gol sus pujantes intentos.
No se podrá refutar fácilmente a quien señale estas carencias como causas de su derrota. Pero hay que admitir que la mala suerte fue de visita a algún lado el sábado por la tarde. Y que Justo J. Urquiza debe haber sido el desdichado anfitrión. Porque pese a que el local no fue un dechado de lucidez y celeridad, bien pudo haber marcado más de una conquista. Varias pelotas en los postes —en cantidad tan numerosa que llamaron la atención— son testimonio de lo afirmado.
Ferro Carril Urquiza no fue un triunfador contundente e inobjetable. En realidad, más que eso, fue un conjunto que con el mismo despliegue y con iguales ganas que su adversario pudo tornar en gol una situación similar a Ias que al perdedor le frustraron los palos. También contó con dos o tres oportunidades que no modificaron el marcador por muy poco. Pero tuvo a su favor un hermoso zapatazo de Olguín que rompió el 0 a 0 y le abrió Ias puertas de la victoria.
Después de ponerse en ventaja fue presionado por su oponente que no resignaba sus ambiciones al empate, pero no dejó de pensar en el arco rival y en algunas ocasiones hasta pudo ampliar la diferencia.

El 2 a 0 llego luego de una muy discutida y discutible acción. Osvaldo Brescia definió un contraataque rematando de emboquillada ante la infructuosa salida de un desprotegido Balbuena. El delantero visitante pareció ubicado en posición adelantada pero el juez convalidó, sepultando Ias ya disminuidas pretensiones del local.

En definitiva, la contienda de los dos Urquiza no pasará a la historia como la vida del controvertido caudillo entrerriano que les da nombre. Pero, de todas maneras, dejara el pequeño recuerdo de una tarde amena. Porque, a pesar del poco brillo y de la creatividad con cuentagotas, estuvo aquello del entusiasmo.
El entusiasmo, ese sentir desacostumbrado entre los que hoy juegan al futbol. El entusiasmo, esa ilimitada y generosa ofrenda que en su clásico enfrentamiento hicieron Ferrocarril y Justo José de Urquiza.

Por Ariel Scher


kaser Copyright © 2004/2020 www.jjurquiza.com.ar