Club Atlético
Justo José de Urquiza
La Historia
La Sede
Las Inferiores
Las Fotos
Varios
 

Noticias


Un empate que no le sirve a ninguno
Publicado el 18 de Septiembre de 2006

Por Pablo Sebastian Basalo para www.futboldeAscenso.com.ar


Colegiales igualó 1 a 1 ante Justo José de
Urquiza en un partido correspondiente a la
novena fecha del torneo Apertura de la Primera
“C”. En el Bajo Munro, la visita se puso en
ventaja pero la alegría no le duró mucho, ya que
el Tricolor empató rápidamente para llegar a un
resultado que no le conviene a ninguno de los
equipos.

La primera chance clara de gol llegó a los 7'.
Toloza levantó un corner desde el sector derecho
para la cabeza de Spampinato y el defensor local
se anticipó a su marcador y se tiró de palomita,
pero Borgnia, con las piernas, evitó la primera
caída de su arco, en la boca del arco.
Enseguida, otro pelotazo del 10 de Cole generó
peligro. Toloza lo vio a Policella habilitado,
que enfrentó al arquero visitante pero se quedó
sin ángulo para definir y la pelota se fue al
corner.

Colegiales aprovechaba las subidas de Aleña por
la banda derecha, ya que siempre le ganaba las
espaldas a Damiano y aparecía libre, sin marcas,
para generar variantes en el ataque.

Por el lado de la visita, la primera jugada de
riesgo se produjo a los 10' de juego cuando
Cameroni lo vio adelantado a Granero e intentó
sorprenderlo con un remate desde lejos, pero el
arquero, atento, no quiso problemas y la envió
al corner.

En ese tramo del encuentro, el juego no era malo
pero a ambos equipos les costaba llegar con
claridad hasta las áreas. Por eso, los dos
equipos se limitaban a probar de media distancia
pero lo hacían con escasa puntería. Asimismo, el
trámite del encuentro se hacía áspero, duro, muy
luchado y disputado en el mediocampo.

Por su parte, J.J. basaba su juego en las
combinaciones entre dos pelados, Enrique y los
toques de primera de Cameroni. Precisamente, el
10 de la visita fue duramente insultado por la
parcialidad local.

Sobre el final de la primera etapa, Manzini
estuvo cerca de abrir el marcador, a través de
un corner cerrado que no se transformó en gol
olímpico gracias a la intervención de Granero y
el oportuno despeje de Valdez para alejar el
peligro.

El segundo tiempo no arrancó de la mejor manera,
ya que ninguno de los dos equipos lograba
adueñarse de la pelota para poder generar un
poco de fútbol. El “jueguen a algo” que bajó de
la tribuna local parecía ser la síntesis de un
partido con muy pocas ideas.

Sin embargo, cuando se jugaban 10', el Celeste
se puso arriba. En una gran jugada de
contraataque, Cameroni recibió un pelotazo y la
bajó de primera con mucha categoría para la
llegada de Matos, pero Valdez, en su afán por
despejar la pelota al corner, no hizo más que
descolocar a su propio arquero y establecer el 1
a 0 para la visita.

El gol le cayó muy mal a los hinchas de Cole,
que si ya estaban impacientes y con poca
paciencia, imagínese ahora. Rodríguez decidió
meter mano en el equipo e introdujo dos
variantes: a la cancha, Bordón y Toncheff en
lugar de dos ex Sacachispas, Aleña y Toloza,
ambos de muy floja actuación.

A los 13', Rojas recibió la pelota en tres
cuartos de cancha y, de taco, la cedió para
Tagliabué. El “Seba” dominó la bola y habilitó
de manera magistral al recién ingresado Bordón,
que quedó cara a cara con Borgnia. Con mucha
tranquilidad y frialdad, “Manu” definió ante la
estéril salida del arquero de la visita y puso
las cosas 1 a 1, en una gran jugada colectiva
del equipo de Munro.

Con el envión por haber conseguido el empate, el
local fue por el tanto del triunfo. Tagliabué
ingresó al área y sacó un violento remate al
primer palo que obligó a una estirada de Borgnia
para sacarle al córner. De ese mismo tiro de
esquina, Rojas se elevó en el aire para conectar
la pelota, pero su cabezazo se fue apenas
desviado. Estaba claro que la hinchada de Cole
contagiaba a sus jugadores con el aliento que
bajaba de la tribuna.

Sin embargo, el Celeste también tuvo sus
oportunidades para marcar el segundo, pero
Granero se hizo presente para evitarlo. Primero
hizo gala de su velocidad de piernas para atorar
a Damiano en un contragolpe; y poco después, se
encargó de taparle una media vuelta a Cameroni.

Los jugadores se brindaban y buscaban anotar en
el arco de enfrente, pero las ideas no aparecían
y, gracias a la pasividad del árbitro Rapallini,
el partido se hacía desprolijo y las piernas
fuertes eran cada vez más constantes.

A 10' del final, J.J. tuvo un tiro de esquina
que generó una jugada de peligro, ya que, tras
una serie de rebotes, Otaño pudo rematar pero
Granero, bien ubicado, la encontró. Poco
después, Manzini le entró con tres dedos a la
pelota desde afuera y su disparo salió besando
el travesaño. Creanme que, si la pelota entraba,
ése hubiese sido el gol de la fecha.

La última clara chance de gol la tuvo Cole.
Toncheff se la pasó a Tagliabué y el 9 lo dejó
solo a Bordón frente al arquero. Pero el “Manu”
la intentó picar y el tiro se fue desviado por
el segundo palo.

El final dejó un sabor amargo para los dos
equipos. J.J. porque desperdició una buena
oportunidad de descontarle dos unidades al líder
del torneo, Acasusso.

Por el lado de los Munro, el equipo no pudo otra
vez frente a su gente que ya perdió la paciencia
y le exigió un triunfo en el clásico frente a
San Miguel. Tienen una gran chance de revertir
la imagen.

Lo destacado: La buena actitud de los dos
equipos. No fue un gran espectáculo de fútbol el
que se vio en el Bajo Munro, pero ambos
conjuntos fueron siempre por la victoria e
intentaron llevarse los tres puntos. Por eso es
que fue justo el empate.

Para olvidar: La desastrosa actuación del
árbitro del encuentro, Fernando Rapallini. Si
bien no tuvo grandes errores ni tampoco incidió
en el resultado final, fue muy permisivo y obvió
demasiadas faltas. Se lo notó desconcentrado,
lejos de las jugadas y sin autoridad para sacar
tarjetas.



kaser Copyright © 2004/2019 www.jjurquiza.com.ar